top of page

"Contigo acabo de soñar y sentir en tres haiku"

...del libro "Inner, …heroína de sí misma, arrasando su mundo".

voiceelisa@gmail.com



...a veces, hay sueños que se tienen que escribir...

Esta ocasión Inner no fue despertada por la luz de la Luna, tampoco por la lluvia o viento, sirenas o alertas sísmicas, nada… se despertó por él… momentos previos, Inner había estado con él en el sueño, y en el momento que Inner abrió los ojos a la realidad, él mismo declaró su entrada triunfal a la vida real de Inner.


—¿Fue mi sueño y tú entraste a mi sueño o fue tu sueño y yo entré a tu sueño? —exclamó Inner—, responde por favor, por favor, ¿de quién fue el sueño?


—¿De quién fue el sueño? —reiteró Inner— Mientras se escuchaba un silencio sepulcral en la habitación mientras su asombro de lo que acababa de sentir le retumbaba sin explicación dentro de su cabeza tal campana al vuelo.


No tenía claridad, todavía estaba atónita, y la cabeza de Inner no quería perder las escenas del sueño que suelen naturalmente desvanecerse al transcurrir los minutos posteriores al despertar.

Inner se sentó en orilla de la cama con los pies colgando, en tanto su mano izquierda alcanzó un vaso de agua simple, que siempre la acompañaba sobre el buró para beberse al despertar.


Como Inner seguía pensando en el sueño, el sorbo de agua le recordó el beso que apagó el fuego de sus labios urgentes de ser refrescados, que había sentido minutos antes con él en el sueño.


Inner dejó el vaso de agua en el buró. Se colocó en flor de loto sentada en su cama y cerró sus ojos para tratar de decantar ideas reales e irreales.


Era tarde para el pueril intento de eliminar sus sentimientos. Inner estaba temblando sus manos, y con los ojos cerrados percibió su aroma en el silencio absoluto de la habitación.


La siempre independiente e imparable Inner había sido enfrenada en seco por sus propias sensaciones que recorrían su piel en clara evocación semántica, todo le hablaba de él.


Inner necesitaba un abrazo, se abrazó a sí misma en un cálido abrazo que conforta con vocación de sacar lágrimas que finaliza con un suspiro lago.


No quería olvidar el sueño que había tenido con él. Caminó descalza por el pasillo, llegó al comedor y buscó una libreta cualquier y escribió tres haiku que trataran de describir lo que recordaba de su sueño.

Lienzo sensible

manos protagónicas

lienzo rendido.


Piel palimpsesto

latidos sinestesia

brazos sin fuerza.


En piel expuesta

dibujos inéditos

grafiti mutuo.


Guardó la libreta y al cerrarla exclamo el siguiente haiku


Haiku deseo

mi lista invocada

verso deseo.


Escrito por Elisa Voice

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
© Copyright
bottom of page