top of page

"...y arrodillándose frente a ella... le entregó el anillo..."

Actualizado: 8 jun 2019

“...y arrodillándose frente a ella... le entregó el anillo...” del nuevo libro "Sensitiva” de Richard R. Crown, México, 2019 © Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra.


....y él sujetó con fuerza la mano de ella dónde van los anillos importantes....




... y ella al sentir que su mano estaba completamente envuelta en la mano de él...la quitó urgentemente.…
...y entonces se hizo un corte de tiempo para poder convertir la historia previa en previa...

Cuenta la historia... que había una historia previa de afelios y perihelios... de miradas mutuas, a ratos negociadoras y cada vez más convergentes a la convocatoria que genera deseo entre miradas por encontrarse...


... que había una historia previa de afelios y perihelios... de movimiento de labios mutuos, a ratos negociadores y cada vez más convergentes a la convocatoria que genera deseo entre labios por encontrarse...


... que había una historia previa de afelios y perihelios... de pláticas profundas inteligentes mutuas, a ratos negociadoras y cada vez más convergentes a la convocatoria que genera deseo entre platicas profundas por encontrarse en la profundidades... y salir avante con la inteligencia de la escucha que finaliza con el silencio de ambos...


... que había una historia previa de afelios y perihelios... de toques de piel y contacto de manos, a ratos negociadores y cada vez más convergentes a la convocatoria que genera deseo entre tacto por encontrarse...


... que había una historia previa de afelios y perihelios... de detalles y atenciones de amor, dónde la negociación cada vez estaba menos presente...


... que había una historia previa de afelios y perihelios... de tiempo de pareja juntos, a ratos negociadores y cada vez más convergentes a la convocatoria que genera deseo de tiempo juntos por vivir...


...y entonces se hizo un corte de tiempo para poder convertir la historia previa en previa...



—Te veo en diez minutos para tomar un café.... en la sección más pública y con mayor cantidad de cristales alrededor —dijo él a ella—. Quiero observar tu mirada, charlar un momento profundo y tocar de cerca tu mano.


...y llegaron al mismo tiempo, al mismo lugar, caminando con la misma velocidad impaciente y al mismo ritmo, pronunciando al mismo tiempo "hola".


—Ven sentémonos por aquí! —él le acomodó la silla—.


—...pero estamos en el lugar menos apartado, me pone nerviosa estar tan a la vista de todos. —ella lo puso en duda la ubicación—. Bueno, solo es un café de unos pocos minutos porque hay que regresar a trabajar! —añadió.


Ambos nerviosos por estar juntos...


—¿Me prestas tu mano para tocarla mientras te escucho y tomamos café? —él le acomodó la silla—. Y se apresuró a tomarla sin esperar respuesta.


Y ella al sentir que su mano estaba completamente envuelta en la mano de él...la quitó urgentemente.


Al hacerlo se zafó de su mano el anillo que ella tenía colocado en uno de sus dedos...


—Permíteme ponerlo de vuelta, préstame tu mano. —Él le pidió a ella—. Mientras ella cambió su rostro a color arrebol, exclamando con falta de aire "nooooo!, todos nos están mirando en este momento —exclamó ella sintiéndose indefensa.


—Préstame tu mano. —dijo él con voz acomodada, con ventaja, decisión y una risa de mirada pizpireta —. Préstame tu mano o te lo voy a poner para que nunca olvides este momento —exclamó él a manera de ultimátum.


—Nooooo!, te lo regalo, que todos nos están viendo —dijo ella con cara color jitomate.


—Perfecto, ya es mío el anillo y puedo hacer lo que yo quiera —dijo él con tono e inflexión vocal de intención oculta.


....y él sujetó con fuerza la mano de ella dónde van los anillos importantes....y sin soltar su mano se colocó en pleno pasillo junto a ella, se arrodilló frente a ella y exclamó anteponiendo su nombre dicho de forma pausada como deteniendo el tiempo o cortándolo por mitad......"¿aceptas ser mi conocida, amiga, novia y esposa por el resto de mi vida?...".


La siguiente escena no tiene diálogo porque ella no podía hablar ni emitir palabra... tal vez de tanto palpitar su corazón dejó congelada su boca sin poder cerrarla... y en mano congelada dejó que le pusieran su propio anillo.


... y ella, haciendo un triple esfuerzo tomó aire... apenas alcanzó a decir con la potencia de emisión de un susurro "ya es tiempo de regresar a trabajar"... y salió corriendo al elevador de su edificio que estaba a la suficiente distancia para que tardara por lo menos 30 segundos...


...él tomó una servilleta grande de papel del lugar y fue corriendo en su búsqueda con la confianza que da llevar la ventaja de un plan improvisado pero de idea clara...mientras hacía rollito la servilleta en forma de gusanito...


....ella entró corriendo al elevador y justo antes de cerrar la puerta....él se incluyó con ella... y en efecto, a diferencia del lugar público, el elevador iba vacío de otras personas .


—¿Qué haces aquí?, bájate en el último piso, ahí te bajas lejos de dónde yo me bajo! —dijo ella mientras oprimía el botón del piso más lejano como primera ocurrencia evasiva.


... y entonces... el sacó la servilleta que había tomado de la cafetería...y se colocó frente a ella, se arrodilló con la mirada hacia ella y exclamó anteponiendo su nombre dicho de forma pausada como deteniendo el tiempo o cortándolo por mitad......"¿aceptas ser mi conocida, amiga, novia y esposa por el resto de mi vida?...".


—Tienes tres pisos para decidir antes de que se abra la puerta del elevador —dijo él, dando a entender que no se levantaría y no le importaría quien abriera la puerta del elevador.


...y calculando un piso para que él se levantara , ella respondió dejando pasar dos pisos antes de llegar al tercero "Sí, acepto"... y con pausa de dos segundos en lo que tomaba aire nuevamente agregó "... pero luego intercambias el anillo por uno de estambre para que sea más duradero".



.... y fingiendo que nada había pasado, se abrió la puerta del elevador, subió otra persona que se colocó en medio sin saber que la pareja que iba en el elevador tenía solo diez segundos previos de haberse comprometido.





Tiempo de elaboración: no sé, son de esos instantes en que no hay tiempo.

76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


© Copyright
bottom of page