top of page

"Antes de llegar a la primer cita"

Del compendio, "Inner, percibiendo su mundo", escrito por Elisa Voice

voiceelisa@gmail.com



La primer cita vive un cúmulo de dudas y emociones antes de empezar.

Inner sabía que sería una cita importante. Llegó de trabajar a media tarde, tomó una ducha rápida que vaciara de su cabeza las ideas previas. Ella no era de peinados especiales, incluso no le importaba a veces ser un peinado despeinado. Incluso, en sentido sincero respecto de la ducha, más que lucir peinada le importaría evitar expectativas mentales que entorpecieran el momento que viviría.


Adicionó una pequeña siesta saliendo de la ducha, no sin antes asegurarse de colocar la alarma para levantarse con mucha anticipación para arreglarse.


Pasaron algunos minutos y el despertador sonó. Inner abrió los ojos y al darse cuenta por la posición del sol que había luz de tarde, volvió a cerrar los ojos y antes de abrirlos, dibujó una sonrisa ligera, pero ella sabía que esa sonrisa no era casual. Antes de levantarse, y tal vez para reiterar esa sonrisa, preguntó a su asistente vocal por su agenda, “Alexa, que tenemos para hoy”, cuya respuesta fue “Hoy tienes una cita con una sonrisa, en punto de las 20 hrs”.


Caminó decida y sin prisa, al vestidor de su recamara para elegir con calma el conjunto visual que desearía usar para la cita.


Después de contemplar algunos momentos el armario, pensó en lo que quería proyectar en la cena, pero fue inevitable que su mente dejara de pensar en la cena de ese día, porque inmediatamente su mente ya estaba planeando el outfit de la cena #10.


En realidad, el compacto armario de Inner tenía combinaciones de todo tipo para unas 30 ocasiones sin tomar tiempo para elegir, y unas 50 ocasiones si es que acaso dedicaba un poco de tiempo. Finalmente, mujer, armario seleccionable y una escena característica de Inner, que tal vez ni ella misma se había dado cuenta, es que, al extraer una prenda del armario… el camino del tubo que sostenía el gancho de la prenda hasta que la acercaba a su cuerpo, en realidad no pensaba en el estado de deterioro de la prenda, sino que su mente la imaginaba en la posible escenografía del lugar al que asistiría. Y sí, también en los protagónicos de esa escenografía, aunque en primero era la escenografía y segundos después las personas convocadas o posibles a escena.


Por cierto, mencionamos en el momento declarado de “selección de outfit” que Inner vivía en su armario, no se le podía interrumpir. ¡En efecto!, no solo dejaba el celular lejano, sino que era su momento de concentración enfocada.


Eligió pantalones estilo palazzo plisados y de cinta ajustable a la cintura, color crema de tela que cuya textura no se transparentaba, reflejaban en ella estilo y confianza de movimiento. Si él observaba el estilo del pantalón sus pupilas se moverían horizontal antes de vertical. No es que el pantalón fuera una prueba, Inner no tenía el objetivo de poner a prueba a las personas, pero si quería tener atención en la charla y no en el envase.


Una blusa ligera, cuello en V seguro, para él, desde luego. Inner quería reflejar apertura de sentimientos para él, pero en torno a la plática, no para distraerlo. Color crema, del mismo color que el pantalón o muy cercano, nada de trasparencia, pero de percepción ligera, incluso un poco holgada. Con el color, Inner daría un contexto de integridad entre los sentimientos y la forma de desplazarse por el mundo.


Intencionalmente la blusa sería corta de mangas. Lo más importante para Inner era verificar si él seguía sus manos o no, si seguía los juegos de energía que pensaba hacer en la cita a partir de los movimientos de manos. A veces pretextados por la explicación de argumentos y otras veces solo era evaluar el nivel de atención de él, en sus atenciones de lo que ella quisiera asir.


No habría anillos. Inner no tenía compromiso de tipo alguno, mujer libre. Tenía planeado mantener oculta su mano del anillo de compromiso, que aunque sin anillo, no la dejaría ver tan rápido. ¿Cuál sería el momento oportuno para mostrar su mano? Justamente cuando él mostrara la señal de duda marcada por sostener su mirada un par de segundos en ella, e inmediatamente posterior, él moviera su cabeza del lado izquierdo, lentamente y manifestando duda. En ese momento, Inner solicitaría al mesero algo sin importancia. Mesero que se encontraría a la espalda de él, ¡ah!, y si no se encontraba un mesero cuando él volteara Inner diría ¡no me vio! Aunque lo más importante era esperar el parpadeo demorado de él, el movimiento lento de su cara hacia el hombro y en ese momento, Inner llevaría su mano escondida frente a él, justificando la escena llevada a su mentón para luego hacer que llamaba al mesero. Importante en el plan era la velocidad de movimiento, evaluar si la mirada de él, correteaba la mano de ella como como manifestando duda por saciar. No menos importante, debí ser ya avanzada la charla de un tema de puntos de vista que fueran diferentes o algo sorpresivos para él.


¿Colgante?, no, esta ocasión no, en otras tal vez. Quería reflejar ser mujer sencilla y un colgante dice demasiado de una mujer porque justamente es lo que lleva atado al cuello. Demasiado arriesgado para ventilar en la primera cita.


El peinado no es algo que le agradaba sofisticar a Inner. Una mente creativa e inteligente no se preocupa por el peinado. Su cabello muy fino, y de unos diez centímetros debajo del hombro no dejaban muchas prestaciones. Esta ocasión elegiría dejarlo suelto y sin planchar, quería reflejar mente y eso sí, cubriría su oreja izquierda, dado que no quería mostrar inicialmente escucha emocional. Si acaso se sentía despeinada durante la cita trataría de acomodar con las manos su cabello dejando descubierta su oreja derecha, si acaso fuera necesario.


No obstante, todo set visual de proyección perceptual tendría que hacer juego con un maquillaje.


Antes de vestirse, aproximo su maletín de maquillaje. Decidió un maquillaje HD que es particularmente imperceptible si se coloca adecuadamente.


Dejó su cara limpia para quitar cualquier maquillaje que se pudiera quedar de la mañana del día, además, algo le recordó al espejo que acababa de tomar una siesta.

Inner sabía que era una cita importante, buscada y sí, sonrisa deseada que ella quería tener en frente. Era como la escena inicial de lo que ella esperaría podría convertirse en una película y como cualquier película, la manifestación de emociones y sentimientos volcados es a partir de la banda sonora que acompaña los diálogos, por tanto pidió a su asistente vocal que reprodujera y repitiera tres veces “She dreams of time, de Larson”, seguido de “Sleepwalking, de Lindsey Stirling“; sería el tiempo que ocuparía para maquillarse y motivarse.


Primero colocó el “primer”, suficiente para que su rostro no reflejara brillo. El “ecualizador” se esparció solo por algunas zonas. El color de piel de Inner era claro y aunque con color y brillo natural, su piel era blanca. La realidad es que ella no necesitaba maquillaje de tipo alguno. Extendió su brazo para alcanzar el maquillaje y usó tan poco que con un par de cargas fue más que suficiente. Parpadeo un par de veces frente al espejo, agregó un poco de “corrector” en los párpados y en la zona natural de las ojeras de cansancio.


Luego selló el maquillaje con el polvo de brillo HD esparcido con brocha muy fina, estaba lista. Bueno, casi, tomó el labial rosa, muy discreto, color tímido … ¡tal vez!, no, no podía ser tan tímida. Abrió el labial rosa de un tono más obscuro que su piel, solo un tono. No lo colocó. Lo colocaría en el semáforo antes de llegar a lugar de la cita.


Se vistió con la ropa elegida y lista en la sección de ganchos que esperan una aventura.

Intencionalmente con los pantalones palazzo no se apreciarían sus zapatos. Desde luego que no se apreciarían, para Inner lo más importante era la elección de los zapatos, dado que para ella definen su ánimo de moverse por el lugar, definen muchas cosas para Inner.


Eligió zapatos negros, estilo botines con mucho estilo, cerrados, seguros de movimiento de tobillo tacón de cinco centímetros de amplitud media para poder realizar movimiento entre adoquines, necesitaba seguridad todo terreno.


Estaba lista. Se miró al espejo de cuerpo completo, inevitablemente permaneció su mirada apreciativa de una hermosa modelo frente a ella. La mirada de Inner inició en el set visual, pero se fue deteniendo en su propia mirada, contempló su propia mirada. Y al darse cuenta que se estaba mirando a ella misma, exclamó “¡Ve por él, hoy nada puede fallar!, por favor, no te pongas nerviosa Inner”


Giró lentamente el zapato derecho sobre el tacón, estiró la pierna izquierda con seguridad de paso de ejecutiva que arrasa al caminar. ¡Ah!, y se percató posteriormente que la puerta de salida estaba al otro lado. Sí, sí estaba nerviosa.


Escrito por Elisa Voice

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


© Copyright
bottom of page