top of page

"...forajido..."

"...forajido..." de Richard R. Crown, del nuevo libro "Te pinté un cuadro (o varios) y escribí un libro (o varios)" México, 2020 © Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra.


...tal vez por eso el primer beso es robado... porque rompen la ley y corren a huir a la guarida... a menos que la guarida tenga su acceso en los mismos labios...



...forajido que hizo su guarida en tus labios hasta derretirlos...

...a veces hay labios de hielo... que tal vez no desean invertir tiempo en sonreír...


...a veces hay labios de hielo... que tal vez llevan congelados mucho tiempo y el hielo se hizo piedra y la piedra se confundió con el hielo...


...pero dentro de todo ese hielo, en alguna condición climática, en algún deseo del viento, en algún rayo de luz, en alguna caída de agua subterránea... el hielo se acomoda...tal vez porque quiso sonreír, moverse, acomodarse... y tiene una mínima fisura que a la postre será debilidad del gran glaciar...


...siempre habrá un improbable caminante, sí, aquel que le pareció atractivo caminar....


...siempre habrá un improbable caminante que caminando, se le antojó el reto de conquistar un glaciar de hielo, sí, por enigmático, por integro, porque parece que los labios de hielo se quedaban detenidos mirando al caminante atentamente... el improbable caminante se convirtió en alpinista, seguía siendo la misma persona, solo había cambiado el objetivo y enfoque...


...un buen día, base de mucho detalle de observación después de escalar frecuentemente el glaciar inerte, y a base de observación al momento de escalar el glaciar... observó una pequeña fisura en los labios e hielo, que se hacía un poco más grande cuando se acercaba a ella...


...un buen día, observando el clima, la humedad, el rayo de sol o los temblores imperceptibles... aprovechó alguno de esos elementos naturales para adicionarse como un elemento a un beso robado, fuera de justicia... en ese momento se convirtió en forajido de la ley del hielo... pero en lugar de alejarse a un refugio fuera del poblado, decidió hacer su guarida en la cueva que se había abierto en la fisura de los labios de hielo...


...la cueva cada vez se hizo más cálida, cambió el clima, la humedad, el sol, la luz y el viento... y como cualquier guarida, se fue personalizando...


...con el tiempo, de sentir cómodo al forajido, en convirtió en un lugar para soñar y alimentar su mirada de horizontes, en un lugar para renovarse, en un lugar de tranquilidad de rearmado de sueños, de planeación de vida, acompañado siempre... el glaciar siguió siendo glaciar para el mundo pero dejó de serlo para el único forajido con acceso... forajido que se hizo cómplice de tu guarida, cómplice de tus besos que sabía derretir tus labios a base de cambiar el clima de su interior en las caricias concomitantes que ni siquiera unos labios de hielo pudieron evitar...

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


© Copyright
bottom of page