top of page

“…pequeñas notas que hacen canción, eclécticamente erótica…”

Actualizado: 18 abr 2022

“…pequeñas notas que hacen canción, eclécticamente erótica…” de Elisa Voice, del nuevo libro "Viento Elisa, fuego Voice" México, 2022 © Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra.



...mientras yo trataba de escribir la partitura de nuestra canción, tu le diste vuelta de 180 grados al pentagrama para ver como sonaba...

...nuestra relación romántica fue como obra musical, tuvimos las mismas notas tonales comunes en aparente repartición aburrida de igualdad de fichas para despachar los primeros intentos de entender la partitura…


…caminamos a paso sincrónico por una tarde de planes solemnes, similar a dos melodías sincrónicas octavadas que jamás se tocan y da comodidad a cada registro de voz en su propio territorio…

...pero como cualquier par de melodías octavada, suena muy bien, pero es poco arriesgada en una partitura tan angosta…


…y es así como dos melodías octavadas iniciaron matices dinámicos, trinos y ligaduras de prolongación… demasiado intencionadas como para no ser evidentes…


…al sentir que te seguía mi melodía, trataste de perder mi sombra o desmarcarte para intencionalmente ir un paso atrás en figura musical sincopada pero igual que una secuencia de atrevimiento sincopado, sonaba evasivo pero medido, y bueno, siempre llegando de último instante antes de acabar el compás…


…compases de espera urgentes de ejercer para inhalar aire o demorar la inhalación…


…una vez que descubriste que podías utilizar la prestación de compases de espera, fue requerido un calderón indefinido para atrapar la nota que estabas viviendo y no soltarla hasta que necesitaras inhalar o suspirar…


…y así, maniobrando de manera imprevista colocaste tu “calderón” para alargar el momento de los silencios que eran inicialmente breves… y te atreviste a hacerlo en los momentos de mi “calderón” que alargaba la nota… al hacerlo, esa fortaleza que hacía sonar una nota mía en tu silencio, generó inseguridad en mi voz al patinar en el silencio de tu expresión…


…yo trataba de escribir la partitura y tú le dabas la vuelta al papel a 180 grados para ver como sonaba… aunque luego yo la regresaba solo a 90 grados en sentido inverso, solo por el gusto de sorprender la melodía y evitar la ruta predecible de lo escrito anteriormente…


…imposible razonar si era melodía de secuencia sincopada o de contrapunto que busca ritmo en la ruta de sincronía… como sea, mientras transitabas yo acostumbraba a aterrizar en sincopado, en tanto, tu atravesabas y además me retabas a interpretar la partitura destrozada entre las manos…


…aunque finalmente, las partituras tienen cuatro bordes del papel que los contiene, y ambas melodías descansarán en ese límite de rebote de vibraciones hasta desvanecer el volumen del sonido sin perder la nota final que se abraza en el límite de la convergencia de ambas melodías…


…pequeñas notas que hacen canción.


escrito por Elisa Voice

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
© Copyright
bottom of page