top of page

"Fuego de desierto abierto en manos de viento"

...del libro "Viento Elisa, fuego Voice".

voiceelisa@gmail.com



...a veces, hay que dejar que el fuego destruya todo mientras el humo nos desmaya por falta de oxígeno para amanecer en el amanecer con nuestro amanecer......

...te dibujé un piso de arena para que hicieras más lento tu caminar... atraje tu atención para hacerte pensar que solo estábamos tú y yo, posiblemente sería la única compañía para salir de ese gran desierto...


¿Sientes el calor del sol?... no hay sombra, solo nosotros en el desierto y en el calor de sol... sí el sol te lastima la mirada y solo sientes tus pupilas descansadas frente a mi...


...el sol, el sol calienta tu piel que pronto se da cuenta que el calor no tendrá retorno para refrescarse...


...te llevé a sentir un espejismo de sed, espejismo que te hiciera dudar entre probar agua refrescante de mi boca pero con la sensación inasible de sabor de frescura inasible...


...honestamente me aproveche de tu sed, de tu ansiedad por refrescarte... de las ganas de las ganas que te ganan... del beso que pide tregua para una bocanada de aire... del beso de seguimiento que impide el final del beso previo....


...conduje tu libertad atrapada en el desierto de nosotros dos, con el calor intenso que mantiene el espejismo de refrescarte insaciable e inasiblemente... espejismo que envolvió tu mente racional para encapsularla sin escape en la mente irracional, reactiva y primitiva...


...poco a poco me serví de tus ansias a partir de tus músculos tensos, mi acomodo de caderas fue innegociable pero te hice pensar que tu seguridad fue quien decidió... fue sencillo y jamás lo supiste, un sonido en el momento justo para mí condicionó tu acción... fuego testigo apagafuegos activos e insuficientes... sí, dejaríamos que el fuego acabara con todo, apagafuegos que se inmolan en fila al más allá... a veces, hay que dejar que el fuego destruya todo mientras el humo nos desmaya por falta de oxígeno para amanecer en el amanecer con nuestro amanecer... pero no, dejaré que tomes un respiro cuando te pida que digas mi nombre, y te pediré que lo repitas porque disfrutaré que la fuerza de un hombre sea incapaz de pronunciar la última sílaba de mi nombre...


¿Olvidaste el desierto?, Sí, yo también, escenografía de dos... siendo dos, sol de dos, danza de dos dirigida a mi ruta, dónde piensas que tu manejas... ritmo sincopado que se une en una de las notas del compás de la partitura de la que no habrá escape... te dejaré que sientas la seguridad que no es necesario dar vuelta a la partitura... sigue adelante y no te detengas, te daré la seguridad que no puedo salirme del papel pautado que se limita por cuatro bordes del papel...


...sentirás mis manos de viento golpear con fuerza hasta esperar la luz de gozo en tus ojos, y ahí, justo ahí, te haré sentir importante en tu nube de ego, porque sentirás mis manos de viento que pasarán de ser huracán que desprende la fachada, hasta dismunuir a viento nulo, pero evidenciados en gradientes de fuerza que bajan la categoría del huracán frente a tu piel... sí, me encargaré de hacer eso evidente, tan evidente para ti que se refuerce la idea de que conseguiste todo lo que pretendiste... sí, ego reforzado que asegurará que con solo evocar o sugerir un desierto, lo traerás para mí... aunque estemos en pleno monzón de verano... y yo, yo disfrutaré la nueva escenografía de monzón de verano mientras tú estás pensando con ojos cerrados en un desierto...


Escrito por Elisa Voice

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
© Copyright
bottom of page